Bodrios de Cartón

Castillos de Cartón
alias "3Some"
Salvador García (2009)

Siguiendo con estos bodrios algo excesivos, escabrosos, de temática sexual a modo de gancho, hoy toca hablar de quizá la película mas 'X' de los últimos tiempos, y pese a ello, impregnada de un lenguaje cinematográfico (y pictórico) bastante decente. Pese al sexo, la desnudez y el lenguaje bizarrillo, la simpleza del argumento permite que pase rapidita, y, si me apuran, con una pequeña reflexión humana. No he leido la novela de Almudena Grandes, así que hablo puramente por lo que se ve en la pantalla.

Una de las mejores formas de presentar un argumento increible, imposible y retorcido a mas no poder es mostrarlo como la premisa básica del film. Si no lo rechazas de plano en cinco minutos, luego todo marcha cuesta abajo. Así que sabiamente nos cuelan de sopetón el siguiente plateamiento: Marcos es el guapo y el listo, pero con tantos problemas de relación. O sea, Mr Gatillazo en persona. Pero no pasa nada, porque su amigo Jaime, algo menos guapo pero con una gran pxxx, está siempre listo para rematar el trabajo. Esta peculiar simbiosis llega a su punto álgido com María, que se presta a continuar indefinidamente esta relación triangular con dos novios a la vez (literalmente). Pero mejor lo vemos:


Si uno se llega a tragar esto, pues el resto de la película no está tan mal, metáforas y racionalizaciones de la amistad y del amor, crisis y reconciliaciones, y un final previsible pero no tanto. No hay giros fantasmales ni topicazos sensacionalistas, oscuras historias del pasado, ni marcos es gay ni María una viciosa ni Jaime un salido. Es la simpleza de esta relación lo que mueve toda la película. El lenguaje cinematográfico está bastante bien trabajdo, incluso en las difíciles escenas de cama, que evitan caer en la pornografía pero que deben ser todo lo explícitas posibles ya que el papel que juega cada uno en la relación es muy importante para ir atando cabos. Igualmente se nota una mínima preparación en algunas técnicas artísitcas como la pintura, que también tiene un peso en la historia. Una labor de planificación encomiable pero con resultados algo mas dudosos.

La peor parte, y no es mala del todo, es para los actores, que en estas pelis baratas lo son todo. El papel de Marquitos me parece de una extrema dificultad para un actor joven, incluido el trabajo de voz para una personalidad quebrada por el dolor y la inseguridad que el Dr. Freud habría calificado de sublimación sexual en favor de la pintura y el sentimiento artístico, un papelón que Nilo Mur (nominado al Goya por "Héctor") sólo consigue aproximar entre balbuceos y caritas de pena. Biel Durán, otra promesa del cine salida de los culebrones de TV3, saca mejor un papel bastante mas fácil y creo que mas físico que psicológico, y de Adriana Ugarte, esta ya mas puesta en el terreno, pues en este caso está impecable pero es que el papel entero que tiene este personaje es el menos desarrollado de lejos y aporta poco a la trama, demasiado poco para lograr el equilibrio.

Así que por el hambre o por las ganas de comer, nos quedamos con una historia rara de narices, con una buena continuidad y que no aburre en absoluto, siempre hay una tensión sexual flotando por ahí, pero que no consigue profundizar en los personajes, que tiene que explicarlo todo verbalmente en demasiadas ocasiones y que se queda corta en otras. Se deja ver pero tampoco es para pasarla en un cine-forum. Salvo que sea de los que tienen "tomate" después de los créditos.

Nota: Bodrio Menor e Involuntario (@@)

2 comentarios:

Ismael Cruceta dijo...

no he visto la peli, aunque ni tan siquiera siendo un bodrio menor e involuntario me quedan ganas... jejeje, el libro me encantó, eso sí!! ;)

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Hola Ismael, sin duda Almudena puede hacer verosímiles este tipo de historias, pero en el cine !plas! Felicidades por tu novela!