Bodrios Veraniegos Con Algo Interesante (I)

Inaguro sección BVCAI para presentar engendros infumables de arroba y media pero con alguna cosa que se pueda salvar para el recuerdo, en esta ocasión el clip musical.

De la película prefiero ni hablar, de Tom Hanks se salva el 10% de lo que ha hecho y este no sería el caso, y de lo demás, Meg Ryan incluida, mejor corramos el velo del olvido.

Pero que me dicen de esta versión-temazo, esto sí que es otra cosa !

Sigan atentos a su lucifercanal favorito para la próxima entrega de Bodrios Veraniegos!

Saving Chocolate Coins

Carrots' Saving Chocolate Coins
(Grabaciones en el Mar 1999)

Pues hace ya unos trece añitos que empezó el fenómeno Zanahoria: Vicente Macià, Freddy Forner, Roberto Castellanos y Enrique Forner (Matias Segovia desde Sunshine) inaguraron el regreso de la psicodelia (si es que alguna vez se fue) en su terreno natal, el mensaje naive en la lengua de Shakespeare, la tralla cañera y la experimentación controlada, empaquetados en el opus prime de la banda de El Prat de Llobregat. Tras tres discazos, un porrón de singles y de patearse todos los escenarios de aquí al The Cavern se tomaron un descanso de varios años hasta su última gira de 2009 y un par de televisivos, pero con o sin ella ya se han ganado una reseña en este panfleto del mal.

Me resulta imposible describir una obra tan enraizada en la psicodélia clásica sin hacer las tradicionales referencias a Pink Floid, King Crimson, Yes, y todos los demás que nunca se fueron, o almenos demasiado lejos. Pero lo que define la experiencia Carrots no es un revival experimental, esa espantosa costumbre de la juventud de ir provando cosillas y no hacer nada, ni tampoco la soberbia de los grupos que se expanden a lo que da de si un nicho de mercado agrandado a patadas comerciales (y luego ni satanás se acuerda de ellos). No, hablamos aquí de un grupo independiente y profesional auténtico, hecho para gustar con lo que gustan, basado en los maestros de toda la vida pero capaz de enganchar hasta a los oidos jóvenes, esos que le dedican 30 segundos de gracia a escuchar un tema antes de bajarse otra cosa. Lo mejor de dos mundos.

Entrando ya a destripar, Saving Chocolate Coins tiene un leitmotive retro, tanto en sus influencias muy presentes en cada tema, como en el hilo conductivo del disco: un pequeño regreso a la infancia, de letra ligera con amplias incursiones instrumentales, combinando claroscuros eternamente balanceados sin ganador, frecuentes cambios de ritmo y de color orquestal. Todas las herramientas y características se explotan al servicio de esta causa, desde las cañeras a lo Interestellar Overdrive a las digresiones de Syd Barret, evitando cuidadosamente repetirse en las referencias y por tanto visitando la psicodelia desde sus orígenes característicos a los confines mas próximos al rock oscurillo, incluyendo retazos del sonido california como contrapunto casual (aunque esta rama sería tratada mas profusamente en su obra posterior, el negativo brillante y sobreexpuesto de este discazo que comentaremos en otra ocasión).

Este popurrí de base experimental pero de resultados concretos y punzantes propició Sunshine y All It Takes.. ediciones hasta en Japón (Quince Records) y USA (DARLA), y un buen porrillo de reseñas favorables a nivel internacional, especialmente en la prensa especializada en habla inglesa. Con su reciente vuelta a los escenarios vino la reedición (y van tres, creo) de ese disco, en la tienda online de Grabaciones en el Mar, por 6€ os podeis hacer con él ( 7€ en los habituales supermercados musicales) con lo que sus obras completas y un recopilatorio os salen por lo mismo que un disquillo corriente. Obra imprescindible para cualquier melómano que se precie. Ya me estais tardando.

Aunque se pueden encontrar por ahí algunos vídeos, prefiero mantener el velo de misterio y no intentar sintetizar esto con cuatro imágenes de videoaficionado. Simplemente os dejo con mi mas sincera recomendación de seguir este grupo, y a los que ya lo conocíais, que os unais a mi en una revisión mas que merecida. Palabra de Lucifer.

Grandes Inventos de la Música (II)

La Afinación Justa o Armónica
by Lucifer.

introducción: En el último capítulo veiamos las bases del sistema Pitagórico, con sus aciertos y sus pegas, a saber:

1.- encadenando el intérvalo de Quinta Justa (3:2) podemos generar las siete notas (llamadas diatónicas) a partir de cualquiera de ellas, y ampliarlo hasta 12 notas y más. Pero no todas ellas pueden convivir simultáneamente ya que solo tenemos 12 semitonos a rellenar.

2.- Pasadas las 12 Quintas se generan los llamados enarmónicos, notas que suenan muy parecidas pero que no son la misma. Contienen una "desafinación" que hace impracticable que ciertas tonalidades convivan con otras.

3.- Este efecto también es llamado "quinta del lobo" ya que el ciclo de quintas contiene una de ellas que es mas pequeña que las quintas auténticas. Esta diferencia es la Coma Pitagórica y es la cantidad en la que los enarmónicos "desafinan". Se cuantifica mas o menos en un cuarto de semitono temperado. (un cuarto de un semitono de los que hay en el piano por ejemplo)

4.- El origen matemático de esta Coma Pitagórcia es la diferencia (cociente) entre 12 Quintas y 7 Octavas. Al ser unas poténcias de '3' y las otras poténcias de '2' no hay múltiplos comunes. El uso de los primos '2', '3' es parte de su simplicidad de concepto y parte de los problemas que acarrea.

5.- Además de este problema matemático, la Tercera Mayor, un intérvalo muy importante, suena demasiado grande y no es apropiado tanto para las composiciones melódicas como para los armónicos (acordes). Este dítono Pitagórico suena duro al oido y es poco consonante en una armonización. No encaja con el ideal de "nota musical" que el sistema pretendía reflejar.

La Justa entonación:

El sistema justo se basa en la serie armónica. Cada cuerpo que emita un tono, una frecuencia, un pulso o batido (o sonido, simplemente), genera también armónicos a múltiplos enteros de la frecuencia base. Como que el sistema de intérvalos con los que trabajamos es una relación de frecuencias, podemos ignorar la frecuencia y trabajar sólo con el número del armónico (el múltiplo n-ésimo en la serie armónica es el intérvalo n:1, la relación entre el tercer y quinto elemento de la serie armonica vale necesariamente 5:3, etc.).

Como explicamos anteriormente, el denominador lo escalamos arbitráriamente con potencias de "2" para reducir qualquier intérvalo a la octava de referencia, de modo que resulte una relación comprendida entre los valores '1' (unísono) y '2' (octava).

Desarrollando los primeros 16 elementos de la série armónica obtenemos muchas notas que coinciden con el sistema pitagórico, otras cosas que no son notas correctas y dos aportaciones muy importantes: una tercera y una séptima perfectamente resonantes.

nº armonico - intervalo - descripción

1- 1:1 unísono (id. pitagoras)
2- 2:1 octava (id. pitágoras
3- 3:2 quinta (id. pitágoras)
4- 4:4 octava (id. pitágoras
5- 5:4 Tercera Mayor (5:4) una tercera algo menor que la pitagórica 81:64
6- 6:4 quinta (6:4 == 3:2 id. pitágoras)
7- 7:4 Entre una sexta enorme y una septima diminuta
8- 8:8 octava (2:1 id. pitagoras)
9- 9:8 Segunda Mayor (9:8 id. pitagoras)
10- 10:8 Tercera Justa (5:4)
11- 11:8 entre una cuarta aumentada y una quinta disminuida, bordeando el tritono.
12- 12:8 Quinta Justa (3:2 id pitagoras)
13-13:8 una sexta muy rara
14- 14:8 una septima muy marciana como la 7:4 de antes
15- 15:8 Séptima Mayor, algo mas pequeña que una Séptima Mayor Pitagórica (243:128)
16- 16:16 Octava (id. pitagoras)

Ahora vemos la posición de los 16 sonidos en el video este: notar como algunos sonidos tienen nombres de notas pero los que estan en rojo no lo tienen:





Los armónicos 1, 2, 3, 4, 6, 8, 9, 10, 12, generan octavas, quintas y segundas exactamente igual que el sistema pitagórico. Estan basados únícamente en los números primos 2, 3, lo que los hace "compatibles" con los intérvalos pitagóricos basados en la serie 3/2. Esto reafirma los hallazgos de Pitágoras (y anteriores) sobre los intervalos fundamentales de nuestra música y la de muchas otras músicas que como la Europea, contienen la Octava, la Quinta y su inversión que es la Cuarta).

Los armónicos 7,11, 13,14, contienen los números primos 7, 11, 13, no generan una nota musical que se parezca a las que nuestro sistema aspira a tener, por tanto no tienen nombre (algunas escuelas les ponen nombres pero voy a ignorarlas).

La gran diferencia aparece con los armónicos que contienen el número primo '5': forman una Tercera Mayor algo mas pequeña y una Séptima Mayor algo mas pequeña, que sus homónimas pitagóricas. Se forman con este número primo el '5' que no está en la serie pitagórica. Esta Tercera mas pequeña resulta mas adecuada a nuestro concepto de escala que el dítono pitagórico.

Vamos a incorporar esta Tercera en lugar de la pitagórica y a propagar los cambios que implica en el sistema.

Automáticamente tenemos definida su inversión, la 6º menor de 12-4=8 semitonos con un valor de (recordamos que deben dar una octava al multiplicarse) = (2:1)/(5:4)=8:5, y análogamente al fijar la Séptima Mayor como 15:8 de 11 semitonos, la segunda menor (1 semitono ) queda fijado como (2:1)/(15:8)=16:15. Estas cuatro notas sustituyen a sus equivalente pitagóricos dejando la escala igual o mejor así que seguimos adelante.

La Quinta Justa es la misma por tanto también la Cuarta Justa, conservamos el unísono y la octava, el trítono de 6 semitonos no nos importa para nada* así que nos quedan por determinar solamente la Sexta Mayor y su inversa, la Tercera menor.

*A estas alturas ya debería ser bastante accesible que un intérvalo de 6 semitonos se complementa a si mismo para formar una octava, luego su relación interválica es "raiz de 2" o 1.41, un número irracional a medio camino entre la Cuarta Justa de 1, 33 y la Quinta Justa de 1,5 que se considera "semi-consonante", una "imperfección"ya que no es tan perfecta como las consonancias perfectas (4º, 5º, 8º) pero que atrae poderosamente al oido por su cercanía. Almenos esto es lo que dice la teoría, luego que cada cual sea consciente de lo que haga con ella.

Pues al tema, solo queda definir la pareja 6º Mayor/3º menor. La Tercera menor de 3 semitonos y la Mayor de 4 suman 7 semitonos, que es una Quinta Justa. Entonces ambas deben tener un producto igual a 3:2 con lo que la tercera menor queda (3:2)/(5:4)=6:5, con lo que la Sexta Mayor se va a los 5:3.**

** bueno en realidad ese no es el único motivo. En el sistema Pitagórico se forman acordes Perfectos Mayores (3º Mayor + 5º Justa) sobre los grados I, IV, V de cada escala. Para mantener esta relación aquí hay que forzar que el sexto grado esté exactamente a una 3º Mayor del cuarto grado, luego (4:3 )x(5:4)=5:3. Pero esto ya se va del ámbito de este artículo.

Como resultado, examinemos los intérvalos obtenidos, ordenados por sus numeradores.

1:1, 2:1, 3:2, 4:3, 5:4, 5:3, 6:5, 8:5, 9:8, 15:8, 16:9, 16:15

todos son cocientes de números enteros que se pueden formar con números primos estrictamente menores que 7, y cuyo cociente está comprendido entre 1:1 y 2:1. (y en breve aparecerán los dos que faltan para completar los primeros 12 pares de números que cumplen esta condición (no son tantos, eliminando los primos grandes y los múltiplos de los anteriores)

Pues los otros dos son los intervalos complementarios entre si (10:9) y (9:5), que es relevante porque es la relación que hay entre la tercera Mayor y la Segunda mayor (5:4)/(9:8)=10:9 y que en este sistema recibe el importante nombre de Tono Pequeño. De este modo esta docena de números forman parejas cuyos productos generan una octava (2:1), cuyas diferencias generan un tono grande (9:8) o pequeño (10:9) o un semitono (16:15). O sea que es un sistema bastante cerrado y coherente.

Observemos ahora esta relación de resonancias en un video comparativo que muestra como suenan algunos acordes: los perfectamente armónicos dibujan una pauta estable en la pantalla del analizador mientras que los demás (que aquí usamos los temperados como referencia) crean una pauta irregular, con "impurezas armónicas" que los ingenieros llaman "productos de intermodulación, batidos, ruido, etc.." y que podemos ver como hacen oscilar el equilibrio perfecto de las consonancias justas:

Seguro que habeis reconocido el preludio nº1 en Do M de Bach, aunque su "buen temperamento" lo dejo para mejor ocasión.


Pero queda el pequeño problema de que ahora tenemos dos tipos de tonos. En efecto, al forzar una Tercera Mayor mas pequeña que la pitagórica pero manteniendo la misma Segunda Mayor, resulta que nuestra Tercera se compone de un tono grande (9:8) y de un tono pequeño (10:9). Lo que nos lleva a que nuestra deseada Escala Mayor ahora tiene Tonos grandes (TG), tonos pequeños (TP) y Semitonos (ST) resultando en la secuencia:

TG-TP-ST-TG-TP-TG-ST

[y el semitono cromático que es la inversión dentro de un tono de la Segunda menor o Semitono diatónico, pues ahora hay dos, el que corresponde a la inversión de un tono grande y a la inversión de un tono pequeño, que resultan respectivamente 25:24 y 135:128]

Para mas lio, el hecho de usar una Tercera Mayor mas pequeña que la compuesta por 4 quintas hace que una de esas quintas sea también mas pequeña. (Si el tono grande es 9/8 las dos primeras quintas estan ok, (3/2) x (3/2) = 9/8, la 3º Quinta del círculo (RE-LA) es menor a la oficial (3:2) ya que contiene dos tonos pequeños en lugar de uno, concretamente mide 40/27. La diferencia entre esta quinta y la oficial vale exactamente 81/80, que es exactamente la diferencia entre un tono grande (9/8) y uno pequeño (10/9), y también la diferencia (cociente se entiende siempre) entre la Tercera pitagórica o Dítono (81/64) y el tercer armónico (5/4). Esta triple diferencia se conoce como Coma Sintónica.

Ademas y puestos a buscarle tres pies al gato, existe lo que se conoce como inversión del semitono: El semitono diatónico (16/15) es mas grande que el cromático grande (135/128) lo que no es exactamente lo buscado. Habitualmente deseamos un semitono cromático grande para que el diatónico sea pequeño y resuelta mas naturalmente a la nota superior, de forma mucho mas melódica y sencilla. Otro punto negativo.

¿Pero y que pasa con la Quinta del Lobo y la coma Pitagórica?

Pues que sigue estando ahí, aun cambiando la afinación de algunas notas, siguen estando en progresión de quintas y al cabo de 12 quintas se generan enarmónicos separados por una Coma Pitagórica. Esta Coma provoca la 12º Quinta pequeña y todos los intérvalos que la crucen son menores de lo que deberían en una coma pitagórica. Pero además hay que tener en cuenta las quintas pequeñas que genera la coma sintónica, concretamente una de cada cuatro o tres por cada doce quintas.

Estos defectos no se cancelan mútuamente, solo en parte. La coma sintónica vale "-1.0125". El déficit al llegar a la 12º Quinta es tres veces esta cantidad, al que se le debe restar el déficit que la tenía la coma pitagórica "-1,014" El resultado vale (128:125) y se llama Diesis. Este valor también es el exceso de 3 Terceras Mayores (de 4 quintas cada una) sobre una octava. De este modo la quinta del lobo de este sistema vale una quinta del lobo piagórica mas una diesis, resultando en 192/125 que se aproxima casi a medio semitono, o sea una desafinación de campeonato.

Así que después de arreglar la fealdad del dítono pitagórico, introducir terceras y séptimas resonantes y bonitas y generar todos los intervalos restantes sin que sean muy distintos de los antiguos, el sistema tiene aún menos posibilidades de modulación y portabilidad, y una quinta del lobo a medio camino de una sexta menor. Ello relega su uso a instrumentos afinables sobre la marcha, principalmente la voz humana a Capella o con instrumentos de cuerda sin trastes principalmente.

Existe otro sistema aun menos común, llamado Justo Menor, basado en ajustar no la tercera Mayor sino la tercera menor. Puesto que la tercera menor esta formada por sólo tres quintas, en un circulo de 12 hay 4 ciclos de 3 quintas que quedan reducidas. El valor de la Coma Sintónica se mantiene, pero se reduce una quinta de cada tres en lugar de una quinta de cada cuatro.

En esta variante la diesis aumenta, ahora vale 4 comas sintónicas menos una pitagórica, aumentando aún mas la quinta del lobo. Así que no mejora para nada los resultados anteriores salvo por ofrecer una alternativa que, quizá, podría ser de utilidad cuando la anterior no lo fuera. En este sistema la Diesis se llama "Diesis Mayor" para no confundirla con la del otro sistema, que ahora sería una "Diesis menor" en el sistema "Justo Mayor" por antagonismo manifiesto.

Su uso fue una mejora en el desarrollo de la música vocal renacentista, aparición de las cantatas y los primeros grupos de cámara barrocos, pero totalmente impracticable en lo que luego sería la orquesta o el concierto. Ssí que salvo las corales buenas de verdad y con repertorio antiguo es muy dificil encontrar ni instrumentos ni cantantes que no estén 'normalizados' al temperamento igual en detrimento de la justa entonación.

Pero eso casi que ya lo dejo para la próxima entrega del curso Lucifer: sistemas mesotónicos, temperamentos irregulares y el temperamento igual o mas conocido como de escala temperada.

Jordi Vilches y La máquina de bailar

La Máquina de Bailar
Óscar Aibar (2006)
Producción española de Amiguetes Entertainment hecha con cuatro duros, patrocinada hasta el culo por Konami (los creadores y distribuidores de la famosa máquina de bailar) y rodada en el salon del comic (o del manga o de lo que fuere) de forma que los extras y los decorados salen gratis. ¿Tiene pinta de Bodrio, no? Pues si, pero si ponemos a José Corbacho y Santiago Segura la cosa cambia, y si le damos el Leading a Jordi Vilches pues el tema se merece un estudio mas profundo.



Tras un pequeño incidente con una bombona de butano y una boa constrictor, el joven Daniel tiene una deuda con una banda de legionarios. Ganar el concurso "La Máquina de Bailar" es la única opción. Pero necesitará un equipo y un entrenador personal, eludir las artimañas arteras del villano de turno, y vencer al campeón del mundo, tutelado por dos monjes tibetanos.


Ante una parodia exagerada como esta hay que sacarse el sombrero por la imaginación que le echan. Oscuras tramas del pasado y viejos enemigos que reaparecen para zanjar cuentas en la gran competición de baile electrónico, trama romántica con mas personas de las esperadas y guiños cinematográficos a porrillo. Lo que es una gran lección para todos aquellos que no gozan de gran presupuesto: pensar es gratis, rellenar con temas inesperados engrandece y eludir la solución fácil, pues no hay tanta música ni baile como uno podría esperar, resulta en que puedes satisfacer tanto al público atraido por la temática frikigamberrosa como a cualquiera que busque un entretenimiento, que no saldrá aburrido ni agobiado por una temática repetitiva y monótona.

Si a eso le sumamos un nivel de detalle en los personajes que también roza el drama pues tenemos un filón de insospechadas posibilidades para explotar. El papel de Santiago Segura, entre un Don Quijote venido a menos y de cordura cuestionable, entre anécdotas inventadas y sacadas del cine llena mas que mil y una escenas de estereotipos juveniles al uso. Adoptando un aire a lo Pat Morita con su filosofía barata nos regala su dosis de filosofía de barriada setentera y fracasada con palabras como esta:

"Si, es filosofía barata de película barata. Pero las películas baratas ayudan a la gente, porque la gente como nosotros vive vidas baratas"




Toda una declaraciónde intenciones para ponerla en una película barata mientras enseña a su discípulo La Mirada del Tigre de Rocky, el equilibrio de Daniel-san y tiene su casa como el motel de Psycho y escenas a lo Matrix entre otras muchas referencias cinematográficas. No menos, el gran José Corbacho nos deleita con sus apariciones presuntamente serias, que recuerdan a lo mejor de sus primeras temporadas al lado de Buenafuente como matón de barrio.

Pero para llevar el liderato y no ser comido vivo por estos dos animales televisivos hacía falta algo grande. Y ese algo se llama Vilches, al que parece que su incontrolable acento condena a papeles bastante tirados pero que siempre ha dado muestras de poder trabajar al lado de bichos grandes sin ceder terreno, y comerse a cualquiera de su generación, y si no que se lo digan a Azorín, Ramallo o Edu García que lo han sufrido en sus carnes. Y en esta está a la alutra de sus dignos compañeros como en su día lo estuvo de Noriega, Resines, Sardà o Pinedo. El día que le den un papel serio va a lucirse, recordad mis palabras cuando empieze a cosechar goyas.


El resto es bastante insustancial, final tan previsible como efectivo, con alguna bufonada a costa de la casa real y poco mas. En fin, después del recital de guiños peliculeros, histrionismo de Segura, reparto de lujo (Enrique-Roswell-Villén, Pablo-Joselito-Pinedo y la aparición de Su Majestad, reconocido admirador de Vilches) pues hay que reconocer que les ha quedado un producto mas que entretenido y casi gratis, con dosis muy limitadas de maquinerismo electrónico y branding videojueguil apto para todos los públicos de la generación Pacman en adelante.

Por todo ello y con el bonus especial de Lucifer:




@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica


Avatar-211

Avatar -211
"La Temperatura a la que arde la retina"

Una persona en un entorno altamente hostil, aparentando ser lo que no es, el leon disfrazado de corderito para no ser arrollado por ellos, en misión de recabar inteligencia y ser de utilidad tras quedar inmerso en una situación no exactamente deseada. Pero con sentimientos cambiantes, empatizando con sus rivales teóricos y siendo menostenido por sus supuestos aliados. Un buen batido de circunstancias listo para sacudir y servir con la complicidad necesaria, hasta el enfrentamiento final: lealtades y/o traiciones en en cadena.


Tras ver como una misma idea, de clónico argumento hasta en los papeles de reparto típico, la buenaza que muere injustamente, (ambas mujeres), muertas por el antagonisto ultraviolento (AMBOS CALVOS), el celoso segundo del líder, el taimado negociador, etc, en fin, tras este trasplante de guión letra por letra, vemos dos discurrires tan diferentes como la noche de Neptuno y el día de Mercurio. La de Cameron, locura de colores y fantasía, tópica y previsible, de acción casi gratuita y bastante aparente, con discretísimas actuaciones. La de Monzón, sórdida y monotonal , imprevisible y zigzagueante, de acción puntual pero de alto dramatismo, con papeles grandiosos de un casi debutante y la otra bestia parda de Malamadre.

Vamos primero con el Avatar de James Cameron: Además de la versión cara de Celda 211 es uno de los mas conocidos remakes de la immortal novela Dune de Frank Herbert. ¿Que se me ha ido la pinza otra vez? Bueno, el héroe immerso en el ecosistema (Arrakis/Pandora), sus complejos habitantes de cultura milenaria, de los que logra la supremacía militar (uno domando gusanos, el otro dragones) casándose con una de sus hembras y vinculándose a la defensa a ultranza de un secreto biológico de magnitud planetaria, para acabar derrotando al sanguinario perro de su enemigo, que sólo pretende exprimir los recursos naturales del planeta a costa de su población. Una mezcla de fantasía y ciencia-ficción ecológica al servicio de una historia de superación personal.
Dicho así no parece malo, lástima que las similitudes acaben ahí. No hay en Avatar ninguna trama sutil de acontecimientos político-militares, ningún personaje interesante ni complejo, ningun misterio a descubrir (incluso el tremendo "hecho biológico" que de por sí suscitaría mil y una novelas, aquí se despacha en dos patadas), no podemos mas que entrever la delicada cultura de un planeta tan grande y bonito, detalles que se usan con pragmática frialdad para darle algo de sentido al tema y que para nada contribuyen a la xenohistografía. Colores deslumbrantes tras los que se oculta, pues mas bien poco, y con detalles demasiado mundanos como las danzas de ritmos claramente africanos, o sus gruñidos de gato mosqueado, seguramente por las pocas ganas de imbricar una cultura pandoreana en la base de la producción. Así, esta ridícula relectura del clásico de Herbert parece hecha a base de arrancar selectivamente 50 páginas de la novela y desechando el resto por el retrete.

Eso no significa que estemos ante un bodrio total. La película funciona bien, como lo que es: una historia particular de un marine que ante todo es una personita buscando la autorealización. Mezcla los poquísimos elementos de interés fantástico con cuatro retazos de tecnologia que dan el aporte de ciencia-ficción necesaria y el montaje de Cameron deja lo demás de lado para no meterse en jardines y sacar adelante pues la historia de esta persona y nada mas. La fantasía queda tan en segundo plano y se saca a relucir de forma tan interesada que da asco y la ciencia-ficción es incoherente como pocas, así que no hay que buscar nada mas que luces y colores al servicio del Macho Alpha de Pandora.

Por favor señor Cameron, para la próxima fábula ecologista que se vea algo del ecosistema, no sólo las flores y los pájaros.


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica




En cambio la obra de Daniel Monzón se pierde por otros derroteros antagónicos: Su ecosistema es un complejo de maldades equilibradas, de muerte susuurrada y que apesta a sudor y a un portorriqueño tatuado pidiendo provar la sangre de tu virginal culete. Y todo eso sin mencionarlo. Y es que para sumergir a alguien en tu film atmosférico, puede mas el miedo que la belleza.

Ya en su día defendí el arrojo y valentía de El Corazón del Guerrero, una película tan fracasada en nuestro territorio como famosa y galardonada internacionalmente, una obra que os invito a refrescar aquí. , y recomendé "El Robo mas grande Jamás Contado" como una joya del Resinismo aplicado. Y ahora todos corriendo a ser los primeros en apuntarse el tanto y presumir de haber "descubierto" a Monzón, para que veais que en este país los críticos mas que normales son Paranormales. Arrodillaos ante Lucifer, criticuchos, que no teneis ni idea.
Pues bien ahora que ya es famoso y le salen mas amigos que al de los Donetes, quiero matizar su arrasada en los Goya diciendo que es un excelente director de escenas y de actores, que la adaptación es un lujo, que no cae en la trampa de los diálogos jugosos (y eso que hay personajes que valen un imperio) y consigue llevar todos los diálogos implícitos con un gesto, una mirada y un plano sobreexpuesto que estremece de realista. Que Tosar y el debutante Ammann hacen maravillas, sostienen un duelo escénico increible y sus personajes son de museo, uno por explícito y el otro por secreto, en un entorno donde mantener el acojone tras los ojos es la clave de la supervivencia. Pero hay algunos sospechosos habituales en esta película.
En el gran ecosistema de la Carcel Provincial le faltan algunos detallitos. la casuística no queda clara y algunas veces hace falta un detonante externo para mover las escenas, o apelar a la casualidad para explicarlo todo. Como en Avatar, mas importante que todo lo demás es el protagonista, su metamorfosis de gusano en mariposa y su canto del cisne, la apoteosis personal que a menudo nos acerca tanto a las alturas como a la tumba. Si nos centramos en ello, la película es perfecta. Si miramos algo mas el contexto, se queda corta por ser algo tramposilla, dar mucho por supuesto y no hacer ninguna concesión al misterio o al thriller. No almenos pasados los primeros diez minutos.

Entiendo su necesidad de distanciarse del cine americano, de las pelis de reclusos a la usanza y buscar la sorpresa y la especificidad. Pero del mismo modo que los fabulosos marines de "Avatar" se supone que viajan por las galaxias y crean clones, se supone que en las cárceles algunas cosas no pueden pasar ni por casualidad. O que lo que achacamos a la casualidad tiene una casuística interna con la que nos emocionaremos al descubrirla. Tras el hype de los Goya y de que el trasero de Monzón se haya babeado a niveles épicos, pues uno se espera en cualquier momento ver una tazón de cerámica cayendo a cámara lenta, mientras la cámara se centra sobre "Kobayashi" escrito en el reverso. Pero no es el caso. Después de uno de los inicios mas cañeros de los últimos tiempos, llenos de flashbacks y de misterios, se ve la mano del titiritero lanzando los eventos necesarios para continuar la película demasiado a menudo.

Desde luego que esta película es mas redonda que Avatar, contempla mucho mas y mejor, vemos actores de verdad haciendo cine de verdad y no es menos trabajada en cuanto a la ecosistemalización de todo lo que sucede en un mundo tan hermético. Lástima que sea tan sincera en sus planteamientos y no nos oculte nada, ni las sorpresas ni los hilos entre bambalidas. Eso si, le concedo un final digno y reflexivo, le concedo una moralina interesante sobre porqué la gente se mete en lios con sus amigos/enemigos y le concedo su valor de capsula de petri para que este cultivo de bacterias hiperactivas que somos los humanos y le concedo el título de estar entre lo mejorcito del año, y no solo dentro del cine europeo.


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica



(Próximamente: La venganza de Agóra - episode III, y Kill Coraline vol.II)