Cosmos

o mejor


COSMOS


(BY CARL SAGAN OF COURSE)

Si a estas alturas no sabes quien es Carl Sagan, apaga y vámonos. Si almenos te suena que era un tipo que hablaba de ciencia, publicaba libros y esas cosas aún tenemos arreglo. Ojo, que hablar de ciencia y publicar "Best-Sellers" es algo que normalmente hacen los payasos y charlatanes, pero que no hace tanto, en la era pre-internet, estaba reservado a una categoría especial de personas, los Divulgadores. Gente capaz de hacerte entender lo que todos tus profesores de la escuela no pudieron.

Pues bien, ademas de astrónomo y divulgador, Sagan era un filósofo, y de los grandes. Una persona convencida de que la exploración del espacio es la exploracion de uno mismo, el avance del pensamiento racional representa el avance de nuestra especie y que nuestro futuro, pese a que no está escrito en ninguna parte, debería tener muy en cuenta las lecciones aprendidas de las estrellas, y el reflejo de los milenios pasados que captamos con su mortecina luz.

Sagan además logró que este cóctel explosivo de conocimiento, filosofía y hoja de ruta para la supervivencia de la humanidad a un milenio vista, fuera comercializado en forma de serie de 13 episodios. Pese al inexorable paso del tiempo y el cambio de paradigmas a escala global que hemos experimentado como especie en los últimos 30 años, sigue tan vigente como entonces. No en vano fue el ponente, por vez primera, de los conceptos "Efecto Invernadero" "Invierno Nuclear" o "Cambio Climático" todo ello a raiz de sus investigaciones en las atmósferas de Venus o Marte y aplicadas a sus posibles consecuencias en la tierra.

Pero Cosmos no es una palabra culta para cerebritos, es una definición puramente filosófica y esencial a nuestro conocimiento. Cosmos es el opuesto al Caos, a la pelea entre el Dios del Trueno y el Baal de Turno para dirigir los destinos de la humanidad. Cosmos es cuando, por vez primera hace ya 2800 años, alguien se levanta por la mañana y afirma con toda rotundidad que el universo es cognoscible. Que está gobernado por reglas que nadie, ni el propio universo (o su improbable hacedor) pueden saltarse, y por tanto es posible averiguar dichas reglas y dominar las cadenas de causa-efecto sin necesidad de sacrificar al primer invertebrado que se cruce en el camino de un oráculo cualquiera. Porque hablar del Cosmos era hablar de un sistema que no toleraba los caprichos de una Deidad. Y si el todopoderoso Zeus tembó ante el ingenio de Eratóstenes, sin que le partiera un rayo, ¿porqué no podían estar todos equivocados?

Este punto, relatado aquí en cuatro palabros, es el núcleo del capítulo 7 de la serie, el punto álgido de un camino que nos adentra en la historia de la ciencia, nos lleva a la batalla crucial entre el método empírico de Eratóstenes, Aristarco o Demócrito y el mundo de las ideas de Platón, Aristóteles y el advenimiento del Cristianismo, y finalmente muestra el futuro que tenemos por delante, desde la búsqueda de vida extraterrestre a el sostenimiento de la ecología durante el próximo milenio. Este círculo virtuoso completa una serie, que mas que una quincena de episodios muy bien narrados, forman una superproducción de 13 horas de conocimiento perfectamente estructurado y accesible para cualquiera con ganas de pensar un poco. (Incluso ciertas digresiones con la Relatividad General y los Bujeros Negros, algo que se puede explicar bastante bien si prescindimos de las matemáticas por un rato)



Pese a los 30 años transcurridos desde el rodaje de la serie, su vigencia actual es indiscutible. Los problemillas que ahora afrontamos, escased de recursos, contaminación y cambio climático ya fueron extensamente anunciados mucho antes de que cualquier periodicucho se tomara la libertad de relativizarlo, el auge de china y las potencias emergentes ya era un hecho establecido y también la necesidad de tomar medidas. Nadie hizo caso y ahora el problema nos ahoga, entre el encallecido debate pro/anti-nuclear, la contaminación mediática de los grupos de presión conservadores y los nuevos enemigos del mundo del S.XXI, la revolución bíblicointegrista anti-Darwiniana, la sublimación de la tontería mística de los sanadores o terapias alternativas a cada cual más ridícula, hasta llegar al cuello de botella crónico en los presupuestos de investigación y educación, que en el fondo son lo único que nos puede salvar el pellejo.

Una vez mas tenemos los problemas delante, las soluciones por hacer y muchas ganas de mirar hacia otro lado e ignorar la realidad. Dijo el sabio que si las estrellas nos hablasen, muchos mirarían al suelo de verguenza. Pues bien, hablar, hablar, si que hablan. Quizá es que muchos preferimos no escuchar. Cosmos no es una serie de planetas y estrellas, es una serie sobre las personas y civilizaciones, nuestras ansias de saber y de obtener respuestas. Es filosofía para un mundo náufrago en un mar de tonterias y un bálsamo para los que pensamos que, en alguna parte, hay un islote de sabiduría que nos puede salvar del desastre, si remamos todos en la dirección que toca.





Y todo ello barato barato, por una vez que algo "no tiene precio" se puede conseguir por menos de lo que cuesta un lavado de coco en casa del naturista o la pulsera magufa de turno. Porque hay que tener la mente abierta, pero no tanto para que se nos caiga el cerebro. La mayor enseñanza no es sólamente un principio filosófico sino su firme colocación en un universo ordenado, regido por leyes que no conocemos por completo pero si en gran medida, y examinado mediante un saludable escepticismo, lejos de los dogmas fundacionales, mitos, y lo que suele ser mas determinante, las propias expectativas de cual debe ser nuestro lugar en el universo.



Por todo ello, Lucifer otorga su premio especial al pensamiento racional y filosófico a esta serie y lo hace extensivo a todos sus seguidores.

Machete!

Machete
Robert Rodriguez (2010)

La historia es de sobras conocida. Empezó con la Joint Venture Tarantino-Rodriguez llamada "Grindhouse" (Planet Terror+Death Proof) y acabó con que el concepto Fake Trailer ("Machete", "Woman Werewolf of the S.S") tuvo mas repercusión que ambas. Así que, ni corto ni perezoso, Rodriguez se puso las pilas para sacarse esta obra maestra para un selecto público de adoradores de la violencia extrema sin prejuicios morales.

Lo mejor de un producto es tener claro a quien tienes que gustar. Así se puede calcular muy exactamente cuanto vas a ingresar y por tanto lo que uno debe gastarse para ser rentable, amen de que te da una idea muy clara de lo que tienes que poner en la pantalla. Ergo, un Machete muy grande, un Danny Trejo ultraviolento y varias furcias en sendas versiones con y sin ropa. La gracia del tema es que, a diferencia de las diferentes explotaciones al uso, Rodriguez disfruta con lo que hace y hace lo que a él le gustaría, así que esto fue como darle un caramelo a un niño, a uno particularmente adicto al dulce.


Machete, con su ITV en regla


Machete es, por tanto, una pequeña obra maestra de este gran género. Concebida y desarrollada para ser un espectáculo visual, salpicado de mil detalles que adornan la previsible historia y una excelencia en las escenas clave que dan sentido a la producción, o las mil formas de cargarse peña a mansalva con las mas desternillantes armas blancas. Y pese a lo que llevamos en el cine, hay que reconocer que hay cosas que ni a esta mente enferma que suscribe se le habrían ocurrido. Pero no sólo eso, además Rodriguez se las apaña para meter como fondo artístico su pequeña visión de los conflictos sociales en la frontera mejicana, en forma de exageración brobdinganiana pero a la que no le faltan seguidores radicales sobre los temas fronterizos.

Evidentemente, entre masacre y masacre, el hilo conductor es muy irrelevante, pero muy bien traido. Las escenas con el sacerdote, tan hilarantes como escasas y un pelín irreverentes, cameos con el lujoso DeNiro, guardaespaldas con dudas morales y alergia a los cortacésped, tópicos a granel a costa de los tacos mejicanos y un cerrajoso apego a los predecibles diálogos baratos de género barato. Que es lo que se espera y con creces.

La única parte quizá algo cargante es la recta final, reiteración de temas vistos una y mil veces y por tant con poco margen para el humor, la sorpresa ni nada mas que una sobredosis de testosterona y explosiones baratas al estilo de The A Team en su ochentera cutrez, con algun esperpento que roza el absurdo. Sobraban las armas de fuego y estas cosas tan poco viriles. También le doy un pequeño tirón de orejas por la banda sonora, del famoso "Chingón" de R.R me esperaba alguna cosa mas currada como esas perlas que le puso a Kill Bill y no las pendejadas al uso. Tacos con frijoles, qué cosas digo.

En fin, para no extenderme en terrenos que no proceden, como el del extenso léxico de Danny Trejo, la parodia de personaje de Steven Segal y las tonterias finales, cierro el tema con la recomendación que no la alquilen sin un par de cervezas, buena compañía y un guiño de complicidad para este tipo de trastadas.

@ Boludo
@@ Weón
@@@ Pendejo
@@@@ Culero
@@@@@ Mourinho

Vivir!

Ikiru
A. Kurosawa (1952)

Uno de los motivos por los que Kurosawa merece estar entre cualquier selección que mencione a John Ford, Kubrik, Capra, Hitchcock o Billy Wilder es que Kurosawa, en su extensísima obra, consigue plasmar lo mejor de todos y cada uno de ellos. El detallismo técnico y el retraro humano de Ford es una constante, la narrativa fluida de Kubrik una marca de la casa, la sencillez argumental inocente y llana de Capra, el humor negro de Wilder y un largo etcétera. Y que en muchos temas habría que ver quien fue el alumno y quien el maestro.



Kurosawa además de todo eso era japonés y descendiente de Samurais, que es como decir 'diferente' pero a lo bestia: Perfeccionista, laborioso y obsesionado con llevar su visión a la pantalla sin sesgo alguno hasta sus últimas consecuencias, con manifiesta admiración por el cine americano y en particular de Ford, pero totalmente inseparable de sus raices y de su gente a la que tanto admiraba. Porque además de un artista era un filántropo, una de las pocas personas del mundo capaz de creer que las personas son buenas, no porque son simples sino porque son inteligentes, maduras y capaces de tener un poco de pensamiento crítico hasta con sus mas ancestrales creencias, y no al servicio de ellas. Punto importante este, el "George Bailey" de Capra es bueno porque es tonto y cree en la gente, el "Kanji Watanabe" de Kurosawa es bueno porque es listo y cree en él mismo.



Pero al grano, vamos a lo que importa. "Vivir" es un canto a la vida desde el umbral de la muerte, porque Kanji Watanabe es un hombre condenado sin angelito Clarence que le saque del apuro. Cuarenta años en la posición mas aburrida de la administración burocrática mas inútil y aburrida del pais mas burocrático y aburrido del mundo o sea el propio Japón de Kurosawa. Y tras estos cuarenta años Watanabe sabe que le queda un año para aprender a vivir, algo casi tabú en un país que parecía una colmena destinada a crear una sociedad perfecte a costa de devorar a sus indivíduos.

Si lo que parece de entrada un drama épico de primera magnitud, donde Capra nos habría lanzado a un ejército de nietecitos chillones (abuelito, no te mueras por favor) y cosas de esas, Kurosawa nos adentra en la comedia ácida, mostrando el lado mas oscuro de su sistema sanitario y los absurdos y desmanes de la administración pública, una vertiente humorística que no es atípica en Kurosawa (i.a. La Fortaleza Escondida) pero si bastante infrecuente en estas películas de corte dramático (Señor Gower no me pegue en las orejas). En este contexto la lucha del Sr. Watanabe para mover una maquinaria administrativa que parece diseñada para no moverse es un motivo mas de hilaridad contenida, en un transfondo bastante gris y pesimista pero que el empecinamiento puede tornar en satisfacción. (Esto también es muy japonés)


Pese a todo, no falta una ácida crítica a otras conocidas lacras de su sociedad (como todas, creo) como la corrupción, el pelotilleo y el mafioseo diverso. Otra pua en la sociedad donde todo parece perfecto. Pero el punto final, la escena por excelencia de la película transcurre justamente después de la película, en la famosa cena-funeral que saca a la luz las miserias y grandezas mas humanas, ese resorte que Kurosawa domina como nadie ha hecho. El punto y final aquí sí, algo melodramático, que cierra el telón de Kanji Watanabe y muestra a título de moraleja que se puede vivir toda una vida en un instante, siempre que no esperes a ser demasiado viejo para descubrirlo.

Y ahora, por la parte técnica, vean los fotogramas: sea de noche, lloviendo o nevando, todo con una iluminación perfecta, la cámara en su sitio y el puntito de luz en las pupilas, la luz de la esperanza. Porque todo lo que es Kurosawa es la excelencia de arriba abajo, la venganza de un pintor fracasado revindicando su talento. Es muy bueno. Pero decir que Kurosawa es muy bueno sería como decir que Beethoven era un músico bastante bueno o que Lee Harvey Oswald era un tirador bastante bueno.


Por todo esto y mucho mas:
@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Lady Halcón

LadyHawke
Richard Donner (1985)

Siguiendo la línea del género clásico de películas con halcones y luchadores bizarros que empezó con Vikingos" hoy toca otro icono de las aventuras antiguas pero con regusto mas ochentero y una excelsa musicalización para acabar de encumbrar a un mito rompedor. "Siempre juntos, Eternamente separados, mientras despunte el día y caiga la noche" o algo parecido..


Richard Donner no es un santo de mi devoción, un director de Televisión con mas eficacia que imaginación que dio el salto al celuloide para la entonces carísima y rompedora "Superman" y que acabó encasillándose en la saga, a cada cual mas ochentera, anodina y poco seria de Arma Letal, el desquicie de las buddy movies en cuatro entregas bastante desdeñables. Pero entre toda la cutrez a gran escala tuvo su momento cumbre con Goonies, la posterior Maverik y esta pequeña joya de las buddie movies medievales ochenteras con obispos adoradores del diablo.

Lady Halcón es otro magnifico ejemplo de lo que gana una película con unos personajes buen detallados, porque Rutger Hauer tiene sus limitaciones como actor y Matthew Brodderick apenas pasó de niño prodigio a actor de teleserie, pero el excelente dibujo de sus personajes "Ratón" y el "Capitán Navarre" es de antología. Uno, en su eterna fijación por caerle bien a Dios con las mas endebles promesas, y el otro en su apenas contenida rabia homicida, forman una atípica pareja de aventureros con mas química que la que aporta luego la Pfeiffer, que sale poco y en un personaje, bastante mas discreto (especialmente de día). No contentos con eso, el borrachuzo eremita bueno y el malvado arzobispo satánico completan una coral de personajes a cada cual mas interesante.

Pero sin duda el detalle mas distintivo es la atrevida, osada y bien lograda banda sonora de Alan Parsons y Andrew Powell, un mix entre el bajo renacimiento y el techno industrial a golpe de Moog para gritar a pleno pulmón "Eh!, esto es diferente!" y vaya si lo es. Venga, pónganse algo de música para amenizar la lectura:







Música aparte, la edición de sonido y los efectos especiales de sonido fueron sus dos tarjetas de presentación en los Oscar, junto con otras menciones destacables en vestuario de época.

Otro punto está en la abundancia de exteriores, algo que cada vez cuesta mas encontrar. Y aquí hay castillos a patadas (no en vano se rodó totalmente en Italia) así que las mazmorras de L'Aquila y las catacumbas de Roma le van que ni al pelo para dar esta vestidura de lujo que toda fantasía medieval necesita. Aunque para variar usen castillos bastante mas modernos de lo que deberían. Pese a todo los detallitos de época se merecen una nota muy alta, empezando por la espada bastarda de Hauer y su ballesta casera, pese a que los soldaditos de turno sean mas del monton

La trama, otra mas del mas puro estilo cuentístico, también es de las que rompen moldes y aprovecha lo que ya sabemos que pasará con interesantes novedades para convertir cada escena en una pequeña vuelta de tuerca mas en la historia. Historia que se aguanta a las mil maravillas, exceptuando quizá una culminación final que se les alarga un pelín demasiado y se les acorta en el presupuesto de efectos especiales y sangre de vaca. Pero supongo que Hauer estaba por empezar el rodaje de Señores del Acero en el pueblo italiano de al lado y les iba mal de tiempo.
Hablando de efectos especiales, quizá el presupuesto sea el talón de aquiles de esta producción (¡y cada día, el de mas gente!), las transformaciones Lobo/Hombre/Halcón/Mujer estan mas implícitas en su espítiu que apenas realizadas, salvo por los ochenteros insertos del halcón en un delirio estroboscópico.. Eso si, contiene también escenas nocturnas, escenas con montaña, escenas con lago helado y escenas con perro/lobo, de lo mas atractivo para rodar exteriores.
Pese a ello, es de largo la mayor alegría que me he encontrado revisitando los clásicos de la época y por ello merece la tremebunda calificación de :

@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica

Vikings! (2/2)

Cómo Entrenar a tu Dragón
DreamWorks 2010


Por una vez aposté a que esta película ganaría a Toy Story, y como siempre perdí. De la otra ya habrá timepo para hablar, pero es que esta película de Vikingos y dragones me dio muy buenas sensaciones. Porque el tópico del Vikingo se explota en su lado mas aventurero y aguerrido, pero al revés, como otra revisión del cuento del patito feo pero por una vez con los papeles cambiados y algo de filosofía progresista, ilustrada y humanista en la tecnocracia del Martillo de Thor.

Así que de la insulsa ñoñez que podía haber sido una leyenda de niños y dragones, aparece un argumento algo mas completo, un lenguaje mas modulado y una joven valkiria que en lugar de pesar 180 kilos y cantar en la Orquesta Mondragón es una sílfide de estilizada silueta para acompañar al personaje en la búsqueda del talento, esa virtud que a menudo no se presenta allá donde debería. Historia de crecimiento, por supuesto, pero sin la aparatosidad nostálgica que a veces aparece en las historias de la Pixar y unos gags menos preparados y mas a la discreción del espectador, que puede premiar con una sonrisa unas u otras escenas según su criterio.

No es una crítica a Toy Story pero el autor agradece que se le permita escoger cuál de las escenas surtidas se merece más el aplauso. En este caso me quedo con el fascinante carácter escogido para representar a un dragón mascota, que todos los que hemos compartido piso con un gato sabemos interpretar perfectamente, aunque la tecnología no-tan-punta le haya dado una apariencia de conejo Harvey disfrazado con una capa de Batman. (Pero el de Dark Knight claro)

Uno de los aspectos que me llamó mas la atención es esta enésima revisión del problema del ecosistema. O comer o ser comido... o todo lo contrario. No es ninguna novedad filosófica pero no está mal recordar, de vez en cuando, que la violencia es el recurso de los ineptos (y con eso ya os anticipo lo que está por llegar) y que a menudo la supervivencia hay que merecerla mas que ganarla. Mas que Filosofía Barata, llamémoslo Un Pensamiento Asequible.

Técnicamente es suficiente para ser una gozada. Pese a que se podía aspirar a mas, creo que no entraba en la onda de competir con los efectos visuales de Inception precisamente pero si de ser una visualmente atractiva desde los primeros planos a los fondos y detalles. El cuidado en la animación de la expresión facial es un lujo que a menudo se olvida cuando hay demasiada tecnología cara por emmedio y aquí creo que dan con el punto justo de de crear una animación generalista con detallitos de calidad y de corte artesanal en los personajes principales.

En fin, otra agradable sorpresa en un terreno que consigue superarse año tras año y que revindica este género tan entrañablecomo es el cuento de niños y sanguinarias bestias demoníacas salidas del séptimo círculo del infierno.


@ Absurda
@@ Inofensiva
@@@ Peligrosa
@@@@ Terrible
@@@@@ Catastrófica