De androides y ratones: Disney Compra Lucasfilm

 Disney compra Lucasfilm




Si amigos y amigas, a partir de ahora todo el material de Star Wars de nueva creación será gestionado por el mónstruo del entretenimiento familiar que es Disney. La compra por 4 mil millones de dólares dará a Disney el control absoluto de la franquicia a cambio de respetar, mas o menos, las lineas generales sobre las que se ha desarrollado en los últimos 36 años. Una medida que, segun las partes, garantiza el futuro desarrollo de la saga estelar aunque Lucas se jubile y viene avalado por otras aventuras similares de Disney como la adquisición de Marvel, de la que han salido películas mas o menos decentes y con amplio financiamineto.



Pese a la sorpresa inicial al conocerse la noticia, al cabo de 30 segundos me pareció lo mas lógico del mundo. Tan natural como la evolución de la saga cinematográfica en la última década. Reorientada a captar nuevas generaciones de audiencia infantil mas que a contentar a los frikis que crecieron con Han Solo, con personajes infantilizados como el famoso J.J. Binks, - a su lado hasta Dumbo es un personaje dramático - y  siempre con la vista puesta en el futuro mercadeo de muñequitos e implementos para todas las edades.


Visto así, es una decisión de los mas lógica, pues la experiencia que tiene Disney sobre el mercado de distribución no sólo de películas sino de sus derivados la hace una compañía ideal para explotar la marca. Su experiencia en hacer películas solo está empañada por su orientación casi excluyente al público júnior, lo que es una cuestión mas de gustos y orientación comercial que de capacidad, y aquí está el punto porque la orientación comercial de la última trilogía del ranchero ya estaba derivando peligrosamente a ser un producto de consumo muy poco generoso con los que disfrutamos de sus primeras películas.

Así que la lógica de negocio es un tema, pero a mi no me tiene precisamente contento. No esperaba que Lucas cambiara de parecer a estas alturas pero esta noticia supone, mas que un cambio, la continuación de un esquema que me deja algo fuera. Encontré mucha mas continuidad en su cuarta entrega de Indiana Jones (pese a sus detalles malos), que parecía pensada para complacer a su público antíguo, que en su segunda trilogía de las estrellas que parecía pensada para enganchar preadolescentes y al diablo con los  demás. Ahora tendremos una nueva trilogía basada en los hijos de Han Solo así que vuelta a empezar con los niños como protagonistas y seguramente algun nuevo vehículo que vender en las jugueterías. Solo cabe esperar que el planteamiento general esté mejor estructurado en contenidos y acción.

Lo que me lleva a pensar, ¿llevo casi cuatro años con este blog y ni una palabra de Star Wars? creo que va siendo hora de arreglar esto.

Este año el monográfico de Navidad será  ¡Star Wars!

 ¡De Nada!